Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Las bodas de oro del tren bala

10 Octubre 2014
Este mes de octubre se cumplen 50 años de la entrada en servicio del primer tren de alta velocidad del mundo, el Shinkansen (literalmente, nueva línea troncal) o más conocido como tren bala.

El 1 de octubre de 1964, justo antes de los Juegos Olímpicos de Tokio, el emperador Hirohito inauguró el primer tramo de este modo de transporte entre la capital de Japón y Osaka reduciendo en dos horas y media el trayecto.

En sus primeros viajes, las máquinas alcanzaron máximos de 210 kilómetros por hora y lograron cubrir el trayecto entre Tokio y Osaka (550 kilómetros) en cuatro horas, a diferencia de la línea convencional, que por entonces tardaba casi siete.

Actualmente el shinkansen, alcanza velocidades de hasta 270 kilómetros por hora, conectando las dos metrópolis en dos horas y 25 minutos, y se encuentra a la espera de elevar esta velocidad máxima hasta los 285.

Con una extensión total de unos 2.663 kilómetros, el tren bala traslada a un promedio de 424 mil pasajeros al día, 5.500 millones de pasajeros a lo largo de sus 50 años de vida.

El futuro del tren bala pasa por el desarrollo del nuevo ferrocarril de levitación magnética cuyas primeras pruebas ya han sido realizadas con éxito logrando alcanzar los 500 kilómetros por hora. Con este sistema, la empresa ferroviaria pretende inaugurar para 2027 una línea comercial que una las ciudades de Tokio y Nagoya en 40 minutos (casi una hora menos que con los actuales shinkansen).

Noticias relacionadas

TOP